El ritual infaltable, la limpieza del rostro